La Ley de Bienes Raíces cubre un área legal extensa, que está regulada por estatutos federales y estatales, así como por la ley común. Muchos aspectos de esta área se superponen con el derecho contractual.